Nivel 02 (Parte 2 de 5): Compases de Amalgama + Tiempos Fuertes y Débiles

COMPASES DE AMALGAMA

Amalgamar es unir o pegar dos o más cosas. Los compases de amalgama son los que se obtienen sumando dos o más compases, que pueden ser simples entre sí, o compuestos entre sí.

Los compases de amalgama simples son los que tienen por numerador 5, 7 ó 9. Llegamos al de 5 tiempos uniendo uno de tres y otro de dos tiempos. Generalmente se unen en este orden, pero puede haber una división de 2 + 3 tiempos. En el de 7, sumamos uno de cuatro y uno de tres, y en el de 9, uno de cuatro, uno de tres y uno de dos. Este último compás no se usa en la práctica, porque se confunde con el compuesto que tiene el mismo numerador.

Los compases compuestos también se pueden amalgamar, pero quedan fórmulas de compás de 15/8 (6+9), 21/8 (9+12) y 27/8 (6+9+12), por lo cual sólo quedan como teóricos.

Los compases que más vamos a escuchar son los de 5 y 7 tiempos. En el 5 tiempos el denominador usado es el 4, y en el de 7, el 8.

Hay temas muy conocidos que están escritos en este tipo de compases. “Misión imposible” de Lalo Schifrin, está en 5 tiempos. Grupos como Genesis o Rush usan en muchos de sus temas estos compases.

Para visualizar claramente la unión de los compases en uno de amalgama, se puede hacer una línea divisoria punteada.

Es bueno tener en cuenta que en la música no hay una regla general. Se puede combinar cualquier tipo de compás, o cambiar dentro de un mismo tema cuantas veces se quiera de compás o de ritmo.

TIEMPOS FUERTES Y DÉBILES

Generalmente cuando seguimos un ritmo marcamos acentos en forma intuitiva. Los ACENTOS son los tiempos que suenan más fuertes que otros. Existen tres tipos:

FUERTE – SEMIFUERTE – DÉBIL

Los primeros tiempos de cualquiera de los compases vistos siempre es FUERTE.

En un compás de dos tiempos el primero es FUERTE y el segundo DÉBIL.

En un compás de tres tiempos el primero es FUERTE, y el segundo y el tercero son DÉBILES.

En un compás de cuatro tiempos el primero es FUERTE, el segundo es DÉBIL, el tercero es SEMIFUERTE y el cuarto es DÉBIL. En este caso es como si juntáramos dos compases de dos tiempos, con la diferencia de que el tercer tiempo no vuelve a ser fuerte, pero tiene una diferencia de acentuación con respecto a los débiles dentro del mismo compás.

Este concepto se aplica tanto a los compases simples como a los compuestos, porque ya vimos que estos últimos derivan de los simples, y al igual que ellos tienen, dos, tres y cuatro tiempos. En todo caso, la diferencia entre estos dos tipos de compases está en la división de los tiempos: en los simples es binaria y en los compuestos, ternaria.

La división de los tiempos también tiene una acentuación, que por supuesto es casi imperceptible.

En la división binaria, la acentuación sería como en un compás de dos tiempos: FUERTE – DÉBIL.

En una división ternaria sería como en un compás de tres tiempos: FUERTE – DÉBIL – DÉBIL.

 

Escrito por Vanesa Cordantonopulus

El Nivel 02 de Teoría musical continua con Sincopa +  Sincopa Regular e Irregular + Contratiempo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *