Nivel 04 (Parte 5 de 5): Escala Pentatónica + Escala Cromática

ESCALA PENTATÓNICA

La escala pentatónica está formada por cinco sonidos. Pueden construirse sobre cualquier modo o escala, y pueden utilizar varias combinaciones de notas. Básicamente, de las siete notas que forman una escala, hay que suprimir dos, siempre y cuando se incluya la tónica, no se deje ningún grado aislado (por ejemplo DO – MI – SOL – LA – SI, en donde queda el MI sin tener ni el RE ni el FA como grados conjuntos), y no se omitan dos grados consecutivos (por ejemplo DO – RE – SOL – LA – SI, en donde se omiten el MI y el FA).

Hay una escala pentatónica mayor y una menor, que son las más utilizadas. La pentatónica mayor se forma utilizando el primero, el segundo, el tercero, el quinto y el sexto grado de la escala mayor de base.

 


 

La escala pentatónica menor utiliza el primero, el tercero, el cuarto, el quinto y el séptimo grado de la escala menor natural. Tiene las mismas notas de la pentatónica mayor, sólo que tiene que empezar en la tónica de escala menor.


 

Recordemos que las escalas de Do mayor y de La menor son relativas. Las pentatónicas de escalas relativas utilizan las mismas notas, con lo cual también se simplifica su estudio, sabiendo armar sólo las pentatónicas mayores, y derivando las menores.

Es una escala muy utilizada en improvisación de jazz u otro estilo. Tiene una digitación que no complica la ejecución a velocidad, y suena estable en más de un acordes como base, con lo cual es aplicable a muchas variantes armónicas.

 

ESCALA CROMÁTICA

La escala cromática está formada por doce sonidos separados entre sí por semitonos (ver tonos y semitonos en NIVEL II).

Cuando asciende, la escala cromática utiliza sostenidos. Una vez construída la escala mayor, se agregan sostenidos entre los grados que tengan un tono de distancia.


Cuando desciende, la escala cromática utiliza bemoles, y la construcción es similar a la ascendente.

A la escala mayor le agregamos bemoles entre los grados que tengan un tono de distancia.

 

 

Hay que tener en cuenta que podemos formar escalas cromáticas sobre cualquiera de las mayores.

Cuando la escala ya tenga sostenidos, vamos a tener que ascenderlos con dobles sostenidos, y cuando tengan bemoles, con becuadros.

Más que aplicar la escala cromática como tal, se utilizan pasajes cromáticos, tanto para melodías, como para bajos por movimiento cromático ascendente o descendente. Cuando se analiza un movimiento o pasaje cromático, se habla siempre de distancias de semitonos.

 


 

Escrito por Vanesa Cordantonopulus

Este es el final del Nivel 04 de Teoría Musical


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *